OCTAVO DÍA DE LA NOVENA


LOS REYES MAGOS

Queridos Hermanos:
La misión de la Iglesia es salir al encuentro de las periferias existenciales de la humanidad, desafiando cualquier situación geográfica y llegando a todos los lugares, pues el anuncio es universal. Los magos representan al ser humano que va en busca de Dios y nos enseñan a salir de nosotros mismos, dejando a un lado nuestras seguridades personales y siguiendo la luz de una estrella que evoca la presencia de un Dios, que ilumina la misión de la Iglesia que es ponerse en camino hacia los necesitados partiendo siempre del encuentro con Jesús.
Dispongámonos para iniciar este octavo día de la Novena de Navidad: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu
Santo. Amén.

ORACIÓN INICIAL

Niño de Belén,
prepara nuestro corazón
para que podamos recibirte.
Ayúdanos a caminar juntos,
con la esperanza de evidenciar con nuestro testimonio,
actitudes de comunión, participación y misión
y permítenos comprender
que al abrazarte en el pesebre,
abrazamos de nuevo nuestra vida.
Amén.

LECTURA BÍBLICA:

Mt 2 , 1-10
Unos magos de Oriente llegaron entonces a Jerusalén y
preguntaron: «¿Dónde está el rey de los judíos que acaba
de nacer? Porque vimos surgir su estrella y hemos venido
a adorarlo”.
Al enterarse de esto, el rey Herodes se sobresaltó y
toda Jerusalén con él. Convocó entonces a los sumos
sacerdotes y a los escribas del pueblo y les preguntó
dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: En
Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta.
Entonces Herodes llamó en secreto a los magos, para
que le precisaran el tiempo en que se les había aparecido
la estrella y los mandó a Belén, diciéndoles: “ Vayan a
averiguar cuidadosamente qué hay de ese niño, y cuando lo
encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo”.
Después de oír al rey, los magos se pusieron en camino, y de
pronto, la estrella que había visto surgir, comenzó a guiarlos,
hasta que se detuvo encima de donde estaba el niño. Al ver
de nuevo la estrella, se llenaron de inmensa alegría.

Palabra del Señor .

REFLEXIÓN

El Evangelio nos narra, la presencia de unos magos venidos de Oriente, ellos representan a los hombres y mujeres de todos los tiempos, que llevan en su corazón el deseo de encontrarse con Dios. Con palabras de “ San Agustín” Podríamos decir: “ Nos creaste para ti, Señor y, nuestro corazón andará siempre inquieto mientras no descanse en ti”. Los magos, dejando todas sus seguridades humanas, se lanzan a la aventura de la búsqueda de Dios, hasta encontrarlo.
El Papa Francisco , nos hace una invitación y al mismo tiempo nos lanza un desafío, para todos quienes hacemos propia la misión de la Iglesia, quiero que “ salga de sí misma, hacia la periferia, a dar testimonio del Evangelio y a encontrarse con los demás”, en este mismo sentido y con palabras más provocadoras nos dice “ Prefiero una Iglesia accidentada, a una que está enferma por encerrarse”.

Pbro. William Rojas.
Vicariato Apostólico del Puyo

  • ¿Cómo asumir en nuestra vida la misión de ser una Iglesia en salida?
  • ¿Qué actitudes de los reyes magos son las que más me llaman la atención?

COMPROMISO

Preparemos un regalo con nuestras virtudes y valores para compartirlo en familia, valores de generosidad, perdón y cuidado.

PETICIONES

Pidamos al Señor nos permita encontrar su presencia en nuestra vida. Presentemos nuestras peticiones y digamos: Ayúdanos Señor a ser una Iglesia en salida.

  • Por los misioneros que viven su tarea evangelizadora en la misión ad-gentes, para que puedan continuar llevando el mensaje de la Buena Noticia a los lugares donde no conocen al Señor. OREMOS
  • Por los jóvenes que se han alejado de su vida de fe y han perdido su rumbo, para que puedan tener una experiencia que les permita volver su mirada al Señor. OREMOS
  • Por nosotros para que comprendamos que, con nuestro testimonio diario, podemos vivir la misión cotidiana en nuestra familia , en nuestro trabajo y en todo lugar. OREMOS

DECIMOS JUNTOS:

PADRE NUESTRO…

DIOS TE SALVE MARÍA…

GLORIA AL PADRE, AL HIJO Y AL ESPÍRITU SANTO…

ORACIÓN FINAL

Niño Jesús,
ven a nosotros,
entra en nuestros corazones
y enséñanos el camino que nos conduce a ti.
María,
danos docilidad y humildad,
para entrar en comunión con los planes de Dios.
José,
custodia nuestra fe,
ayúdanos a vivir en obediencia ,
y danos la gracia de escuchar la voz de Dios.
Sagrada Familia de Nazaret,
que nuestras familias sean el lugar propicio
donde podamos descubrir que es posible
vivir en comunión, participación y misión,
siempre a la luz de la Palabra
que ilumina nuestro deseo de “ caminar juntos”.
Amén.

Que, así como los reyes magos, podamos salir para buscar a Jesús y encontrarlo en los demás.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>