MARTES 8  DE FEBRERO. 


Buenos días familia

Iniciamos en el nombre del Padre, del Hijo y de Espíritu Santo. Amen

Nos estamos acostumbrando a vivir tan bien, cuando la mayoría vive tan mal…

Señor, sé que los que mueren de hambre no son unos pocos infelices;

son millones y millones de hombres, mujeres y niños…

Es una escena horrible: es el gigantesco desarrollo, a escala mundial.

Hemos elaborado el mapa del hambre y de la peste.

Frente a esta enorme muchedumbre, palidecen todos nuestros problemas…

¿Por qué? ¿Hay culpables de esta injusticia? ¿De esta desigualdad? ¿De este dolor tan grande? ¿Nuestra indiferencia? ¿Mi egoísmo?

Hoy en nuestra oración de familia, te decimos:

Señor, ayúdanos a no ser indiferentes. Estamos tan acostumbrados a todo lo que pasa y sobre todo, a lo que tenemos que, a veces, no vemos más allá de nuestra casa. Que sepamos descubrir al hermano que nos necesita y sepamos ser generosos en nuestra ayuda. Te lo pedimos, Señor.

Terminamos diciendo:

PADRE NUESTRO…

DIOS TE SALVE MARÍA…

GLORIA AL PADRE, AL HIJO Y AL ESPÍRITU SANTO…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>