MARTES 15 DE MARZO          


¿CONVERTIRME?

¡Buenos días!   

Hoy te invitamos a que pienses algo que podrías mejorar de ti, que puedes cambiar o mejorar, o al menos intentarlo: puede ser en tu familia, en tu vida personal, tal vez colaborar un poco más, dedicando un tiempo cada tarde al estudio, acercándote a ese compañero/a que lo necesita, implicándote en alguna ONG o alguna propuesta de ayuda a los demás. 

Sí, conviene personalizar tu “Cuaresma” concretando algo en lo que quisieras superarte. Hay muchas posibilidades para “entrenarse” en la Cuaresma y llegar más ágiles a la fiesta de Pascua. 

Piénsalo en unos momentos de silencio, e inténtalo. 

¡Estoy tan bien como estoy!

¿Para qué hacerme más líos?

Y llega, inoportuna, tu palabra:

¡Rasgad los corazones!

Podías pedir otra cosa.

Pero no, Tú, Dios, vas a lo esencial,

al corazón, a lo que nos duele, 

allí donde casi ni sabemos lo que tenemos

porque pocas veces entramos en nuestro corazón.

¡Nos hemos acostumbrado

a jugar con el corazón de tal manera

que ya no es un lugar sagrado personal!

Pero llega tu palabra afilada:

¡Rasgad los corazones!

Señor, te lo confieso: me da miedo.

Me lleno de escusas

para seguir siendo como soy.

Pero llega tu palabra escueta:

¡Rasgad los corazones!

Señor, me resulta dura tu palabra,

pero quiero escucharla

y ponerla en práctica. 

Que tu luz y tu fuerza 

me acompañen y guíen

para descubrir la novedad de corazón

que de mí esperas.

Padre nuestro…

Dios te salve María…

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>