MIÉRCOLES 16 DE MARZO PUERTA ABIERTA


¡Buenos días! Hoy comenzamos nuestra jornada con el testimonio de un músico:

Para quien realmente toco es para Dios (…)

Mi vida de cristiano tuvo un largo paréntesis de vacío, que duró un cuarto de siglo. Me bautizaron al nacer, y yo no recibí ni una sola noción que ilustrase y alimentase mi fe (…)

¡Comulgué a los 25 años! Yo no practicaba ni creía.

Ni me preocupaba lo más mínimo de que hubiera o no hubiera vida espiritual, una trascendencia.

Luego pude saber que yo siempre había contado con Él.

Yo estaba en París, acodado en un puente del Sena, viendo fluir el agua.

Era por la mañana. De pronto lo escuché dentro de mí.

Quizá me había llamado ya en otras ocasiones, pero yo no le había oído.

Aquel día yo tenía la “puerta abierta”. Y Dios pudo entrar.

No solo se hizo oír, sino que entró de lleno y para siempre en mi vida.

(Narciso Yepes)

  Oración para hoy

No huiré, no, Señor, lejos de ti.

No huiré, no, Señor, de tu presencia.

Ya vuelvo a ti,

para estar delante de ti,

como está un hijo delante de su madre y de su padre.

Tú no me quieres porque yo sea bueno.

Tú me quieres porque eres bueno

y porque me has aceptado desde siempre

y para siempre como soy. 

No huiré, no, Señor, lejos de ti.

No huiré, no, Señor, de tu presencia.

Tú tienes palabras de fiesta.

Tú tienes brazos de padre.

Tú tienes ojos de perdón y de acogida.

Tú tienes una casa para mí,

aunque me empeñe en no entrar.

Vuelve a llamar  (Jesús Adrián Romero) 

Terminamos diciendo:

Padre nuestro…

Dios te salve María…

Gloria al Padre, al Hijo y al Hijo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>