PRIMER DÍA DE NOVENA


JUAN EL BAUTISTA.

ORACIÓN INICIAL

Niño de Belén,
prepara nuestro corazón
para que podamos recibirte.
Ayúdanos a caminar juntos,
con la esperanza de evidenciar con nuestro testimonio,
actitudes de comunión, participación y misión
y permítenos comprender
que al abrazarte en el pesebre,
abrazamos de nuevo nuestra vida.
Amén.

Queridos Hermanos:
Hoy iniciamos nuestra Novena de Navidad en sintonía con el Sínodo de los Obispos, que nos invita a caminar en comunión , participación y misión, marcando con claridad este itinerario que nos prepara para la llegada de Jesús y
que nos permite descubrir que somos Iglesia.
Sabemos que la comunión es un trabajo constante que se fortalece con los pequeños detalles que se evidencian en
actitudes cotidianas, por eso Juan Bautista nos invita hoy a preparar el camino para recibir al Señor y, con su vida de austeridad nos exhorta a ser instrumentos de vínculo, para pasar de las tinieblas del pecado y de la división a la luz de la unidad y de la conversión.
Iniciemos diciendo: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

LECTURA BIBLICA

Jn 1, 1-8
En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con
Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con
Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de
cuanto existe. En ella estaba la vida y la vida era la luz de
los hombres, y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas
no la vencieron. Hubo un hombre , enviado por Dios: se
llamaba Juan. Este vino para un testimonio, para dar
testimonio de la luz, para que todos creyeran por él. No
era él la luz, sino quien debía dar testimonio de la luz.
Palabra del Señor .

REFLEXIÓN

Esta «comunión eterna”, sin embargo, no ha permanecido “ encerrada ” dentro de Dios, sino que ha querido idear
lazos también “ hacia afuera «, con los seres libremente creados. Pues la Palabra es como una “ luz que brilla en las
tinieblas ”, y la luz, al dar claridad, une, vincula , relaciona.
El pecado, sin embargo, entró en el mundo como tinieblas, como oscuridad. Y, como tinieblas, confunde, enfrenta,
divide. El Bautista es aquí el gran profeta, que, como “ testigo de la luz ”, descubre las maldades ocultas. Y , de esta forma, colabora en el gran plan de la reconciliación con Dios y entre nosotros, del regreso, en definitiva, al misterio de comunión que es Dios y que nace de Dios. El nacimiento del Salvador ser á como la plenitud de ese “ regreso a la comunión” con Dios del hombre y la creación.
+Eduardo Castillo Pino
Arzobispo de Portoviejo
Presidente de la Comisión Episcopal
de Magisterio de la Iglesia CEE

¿Cómo podemos ser signo de comunión en nuestra familia y en nuestro lugar de estudio o trabajo?

En medio de un mundo lleno de tinieblas ¿Cómo podemos ser luz que ilumina la vida de los demás?

COMPROMISO

Así como Juan preparó el camino del Señor, al inicio de esta novena, me comprometo a tener una actitud concreta de fraternidad y comunión en mi familia.

PETICIONES

Presentemos al Señor nuestras intenciones y necesidades con total confianza de su acción en nuestras vidas y digamos:

Señor, ayúdanos a ser camino de comunión.

  • Por nosotros que somos la Iglesia del Señor, para que seamos presencia y testimonio de comunión, participación y misión. OREMOS.
  • Por nuestras familias, para que puedan ser un espacio favorable que fortalezca la unidad, el respeto, la valoración y la aceptación; y juntos preparemos este camino para acoger al Señor en nuestras vidas. OREMOS.
  • Por todos quienes en este tiempo de pandemia han partido a la Casa del Padre (en silencio presentamos sus nombres), que Él les conceda el descanso eterno y que su testimonio nos lleve a estar siempre preparados. OREMOS.

DECIMOS JUNTOS:

PADRE NUESTRO…

DIOS TE SALVE MARÍA…

GLORIA AL PADRE, AL HIJO Y AL ESPÍRITU SANTO…

ORACIÓN FINAL

Niño Jesús,
ven a nosotros,
entra en nuestros corazones
y enséñanos el camino que nos conduce a ti.
María,
danos docilidad y humildad,
para entrar en comunión con los planes de Dios.
José,
custodia nuestra fe,
ayúdanos a vivir en obediencia ,
y danos la gracia de escuchar la voz de Dios.
Sagrada Familia de Nazaret,
que nuestras familias sean el lugar propicio
donde podamos descubrir que es posible
vivir en comunión, participación y misión,
siempre a la luz de la Palabra
que ilumina nuestro deseo de “ caminar juntos”.
Amén.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>