MARTES 11 DE ENERO.


¡Buenos días, familia!

Iniciamos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen

En nuestra oración de hoy vamos a presentarle a Dios todo aquello que “ya no podemos hacer en el año pasado” pero sí lo que todavía podemos hacer en el que acabamos de comenzar.

LECTOR 1:

El año que pasó: un «Ya no».

Ya no podré sonreír a los cruzaron mi camino, pidiendo una sonrisa.

Ya no podré mirar a los que no quise ver.

Ya no podré poner ilusión en los desesperados.

Ya no podré poner paz, donde quizá yo misma sembré discordia.

Ya no podré consolar a los que con mi actitud entristecí.

Ya no socorreré a los que tendieron sus manos y yo ignoré.

Ya no podré restablecer lo que con mi crítica destruí.

LECTOR 2

El nuevo año: un «Todavía».

Todavía tendré ocasión de querer a los que no me gustan.

Todavía pondré ilusión en realizar el trabajo de cada día.

Todavía experimentaré la gratuidad de Dios.

Todavía aprenderé a ser humilde recordando a la familia de Nazaret.

Todavía podré reaccionar a la injusticia y hacer mío el dicho evangélico: «La verdad os hará libres».

Todavía sembraré la paz en mi entorno, sabiendo que esta paz nace en Mí.

Todavía, Señor, seguirás en la marginación y el sufrimiento, para que yo pueda verte.

Decimos juntos:

Padre nuestro…

Dios te salve María…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>