VIERNES  11 DE MARZO


Buenos días familia.

Iniciamos en el nombre de Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen

Las siguientes palabras están escritas en la tumba de un obispo (1100 d. de C.) en la cripta de la abadía de Westminster: “Cuando yo era joven y libre y mi imaginación no conocía límites, soñaba con cambiar el mundo. A medida que me fui haciendo mayor y más prudente, descubrí que el mundo no cambiaría, de modo que acorté un poco la visión y decidí cambiar solamente mi país”. Pero eso también parecía inamovible.

“Al llegar a mi madurez, en un último y desesperado intento, decidí avenirme a cambiar solamente a mi familia, a los seres que tenía más próximos, pero ¡ay!, tampoco ellos quisieron saber nada del asunto”.

“Y ahora que me encuentro en mi lecho de muerte, de pronto me doy cuenta: “Sólo con que hubiera empezado por cambiar yo mismo…con mi solo ejemplo habría cambiado a mi familia”. Y entonces, movido por la inspiración y el estímulo que ellos me ofrecían, habría sido capaz de mejorar mi país y quién sabe si incluso no hubiera podido cambiar el mundo.

Hoy en nuestra oración de familia, te decimos: Gracias, Señor, porque este tiempo de Cuaresma nos permite mirar hacia nuestro interior, descubrir qué debemos cambiar para cambiar el mundo. Gracias, Señor.

Decimos juntos:

Padre nuestro…

Dios te salve María…

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>