MIERCOLES 18 DE MAYO


¡Buenos días!

Empecemos esta mañana en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

La vocación no es cosa de razonamientos complicados. La vocación no es para corazones calculadores, miedosos y egoístas. La vocación es cuestión de amor, y por eso sólo la entienden los corazones grandes y generosos.
La vocación es: ser conscientes de que Jesús nos ofrece su amistad. Aceptarla e ir intensificando esa amistad con el trato es ponerse en camino de responder. Poco a poco se irá transformando nuestro corazón y se irá haciendo  semejante al de Jesús, convirtiéndonos, así, en verdadera sal de la tierra y luz del mundo.

VIDEO

Hoy, Señor, en nuestra oración de familia te decimos:

Señor, queremos ser sal y luz. Te pedimos que desde nuestro ser niños o jóvenes nos ayudes a descubrir nuestra vocación personal.  Todos tenemso muchas capacidades que poner al servicio de los demás. Ayúdanos a ser generosos con nuestra vida. Te lo pedimos, Señor.

PADRE NUESTRO…

DIOS TE SALVE MARIA…

GLORIA AL PADRE, AL HIJO Y AL ESPÍRITU SANTO…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>